4 de noviembre de 2008

Descarga legal de música: una lucha constante.

La semana pasada ya hablé del problema que supone la descarga ilegal de música vía internet y de la expansión que está viviendo. Hoy hablaré de su principal "contrapeso", por así decirlo: la descarga legal de música. En esencia son lo mismo, con la diferencia fundamental de que un producto es gratuito y el otro no. Uno beneficia a las discográficas y artistas y el otro no. Uno cumple los derechos de autor y el otro no. En definitiva: uno es legal y el otro no.
Lo cierto es que, a pesar de ser la descarga gratuita una práctica muy tentadora, cada vez más gente se decanta por la compra de arcvhivos MP3 en tiendas online. Así pues, muchas empresas que se han dedicado tradicionalmente a la venta de CDs (físicos), como es el caso de Amazon, han pasado a incluir un servicio de descarga de pago. Este método es más seguro y rápido (por lo general) que el ilegal, pero también más engorroso en cuanto a rquisitos, al exigir cuenta, tarjeta de crédito o empleo del sistema PayPal.
En cualquier caso, la descarga legal de música ha conseguido hacer frente a la piratería masiva, sobre todo desde que en 2004 se multiplicara por diez el empleo de esta práctica respecto al año anterior, facturando un total de 200 millones de canciones y generando 330 millones de dólares. La expansión que ha vivido desde entonces hasta ahora (hoy en día son varios cientos los sitios web que venden música en MP3) ha sido paralela a la de las descargas mediante móviles, que actualmente se muestran muy competitivos en este mercado.

Otro fuerte impulso a esta joven "industria" se lo dio el iTunes de Apple (de la mano de su exitoso iPod) que permite un acceso cómodo y rápido a su extensísimo store, ofreciendo además muestras de medio minuto de cada canción, así como un avanzado sistema de búsqueda. Las canciones tienen un precio de 0'99€, mientras que los álbumes (los que permiten su compra como tales) suelen costar 9'99€. En otras páginas intentan hacerle competencia, como Amazon, en la que los precios por canción oscilan entre 0'79$ y 0'99$ y hay álbumes por debajo incluso de los 5$, ofreciéndose además la posibilidad de emplear puntos Pepsi como método de pago. Finalmente, otro sitio web en auge es 7 Digital, con precios similares al iTunes.

Es de suponer que, en vistas del negocio que se está generando en torno a la descarga legal de música, cada vez más compañías se sumen a este servicio, en una constante lucha contra aquellas empresas que lo ofrecen de forma gratuita. ¿Qué mejoras, rebajas, ofertas e innovaciones atraerán más clientes en un futuro?

Datos obtenidos de un informe ya no disponible de IFPI.
Para profundizar másen cuestiones de ética y derechos de autor, visita Pro-Music.
Para conocer más a fondo cómo se descarga música en iTunes, observa este vídeo.

2 comentarios:

Gorka Arce Alonso dijo...

El problema al que se enfrenta la descarga legal de música es que está en un terreno en el que de manera gratuita tienes esa misma canción. Es decir, no puede ofrecer una "apariencia" física como lo hace un disco, ni unos extras tales como un DvD del grupo, letras de canciones,etc.

En una página legal tienes que pagar por un producto, mientras que por medio de un programa dispones de ese mismo producto (en las mismas condiciones, formato...) de forma gratuita.

La ventaja que ofrecen este tipo de ventas online es el precio, pero es inevitable que no puedan ofrecer ese plús que tiene un Cd "físico".

Álex dijo...

Bueno, el caso es que están generando millones de dólares mediante las descargas legales (ya digo que gran parte gracias al móvil), o sea que a algún público atraerá.

La cosa es que si la gente descarga música gratis y eso es ilegal, tendrá que haber un servicio de descarga legal. Otra cosa que ayuda a impulsar son promociones como la que he comentado de Pepsi. Si comprando algo te dan descargas de éstas de regalo, pues bienvenidas sean XD

Lo que pasa es que si no se pueden cerrar los programas P2P, van a seguir llevándose a la gran mayoría del público que quiere descargar, lógicamente. Además, los artistas siguen ganando con la venta online como con la venta tradicional de CDs: en torno a un 10% del precio. También se están empezando a vender los CDs, de salida, a unos 12€, lo cual es más competitivo (siempre habrá coleccionistas que quieran tener su caja con su carátula y sis folletos, no simples archivos MP3).

Pero bueno, es un tema que me dará para alguna entrada más, porque quiero hablar de cómo reaccionan los artistas ante este mercado de la descarga :)